3 motivos imperdibles para viajar a Puno

 

Después de tomar varios mates de coca, descansar algunas horas y retratar las espectaculares vistas del lago Titicaca desde el hotel Casa Andina Premium Puno, toca recorrer la ciudad altiplánica y entender por qué es considerada una de las más bellas del circuito sur.

 

1. Patrimonio histórico

Un verdadero placer para los ojos por la belleza barroca de su fachada esculpida. La Catedral de Puno, situada en la Plaza de Armas, fue reconocida en 1965 como Basílica Menor y en 1972, como Patrimonio Cultural de la Nación.

El interior es sencillo pero muy valioso. En el altar se lucen la Virgen de los Remedios, el Señor del Quinario y el Señor de la Bala. Es común ver a los fieles ingresando en horas de oración para dejar velas y flores como ofrenda a los santos a los que le guardan devoción.

En este lugar de visita obligada, se ha realizado por años la misa de honor a la Virgen de la Candelaria durante su fiesta. Pero en febrero de 2018, la liturgia ha sido programada en la Plaza de Armas.

 

2. Casona colonial

La Casa del Corregidor es una edificación del siglo XVII que ha sido restaurada manteniendo los detalles originales. Azulejos en el patio, caminos de piedra, pórticos tallados hablan del tiempo de opulencia de la ciudad altiplánica.

Curiosamente, esta obra arquitectónica estuvo a cargo del cura Silvestre de Valdés, quien también se encargó de la construcción de la Catedral. En 1980 fue nombrado monumento histórico por el antiguo Instituto Nacional de Cultura y hay todavía más razones para verla.

En su patio interior se han instalado comercios de artesanía, productos naturales y una cafetería que es punto de encuentro de turistas y locales. Lo mejor es que en el Centro Histórico puneño hay varios monumentos coloniales como este.

 

3. Islas con encanto

Imposible dejar de nombrar a las islas al pie del lago Titicaca, que mantienen vigentes sus costumbres ancestrales y viven en armonía con la naturaleza.

Las islas flotantes de los Uros quedan a 6 km. del puerto fluvial de Puno. Sus pobladores descenderían de los primeros hombres que poblaron el mundo andino y han sido también los pioneros en ofrecer experiencias de turismo vivencial.

La isla de Taquile, es otro lugar con encanto. Se llega navegando el lago por unas tres horas. Sus textiles han sido destacados por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Otra es Amantaní, a cuatro horas de la ciudad, que destaca por sus miradores y casas rurales donde sus pobladores alojan a foráneos, a quienes invitan a participar de actividades agrícolas y crianza de animales.

DATOS IMPORTANTES

 

¿Cómo llegar?

• A diario, salen vuelos de Lima a Juliaca. El trayecto demora una hora y cuarenta minutos. Desde el Aeropuerto Internacional Inca Manco Cápac (Jualiaca), son 50 minutos de viaje en auto a la ciudad de Puno.

• Los buses tardan 21 horas desde Lima y seis horas desde Arequipa.

 

¿Dónde dormir?

Casa Andina Standard Puno. En pleno Centro Histórico. A pocas calles de la Plaza de Armas. Jr. Independencia 143.

Casa Andina Premium Puno. En una zona exclusiva, a orillas del lago Titicaca. Av. Sesqui Centenario 1970.

 

¿Dónde comer?

• Restaurante Alma. Prueba los sabores del altiplano. Desayuno bufete de 5 a.m. a 10 a.m. Almuerzos y cenas de 11:30 a.m. a 10 p.m.