Chiclayo: Epicentro cultural del norte de Perú

 

Chiclayo no sólo es una de las ciudades más boyantes y comerciales de Perú, es también el centro desde el que se puede acceder a una de las mejores gastronomías del país, a ricas tradiciones culturales, y a una gran variedad de atractivos que transitan entre los moches y la época republicana.

La intensidad de la ciudad de Chiclayo contrasta con los apacibles balnearios que miran al mar donde se levantan antiguas y amplias casonas de madera. También con una franja de desierto verde que colinda con los últimos contrafuertes de la cordillera andina. En ese desierto, se levanta un bosque seco formado de faiques y algarrobos que ha sabido adaptarse a las condiciones de aridez del clima.

 

En él, además de una peculiar riqueza en fauna y flora, con un elevado número de especies endémicas, se levantan los testimonios de una de las culturas más fascinantes que ha tenido Perú: moche o mochica. Expertos alfareros, tejedores y orfebres, levantaron enormes huacas de barro en la mitad de ese bosque. La historia se remonta más allá, hasta hace unos cinco mil años, con los trabajos rupestres que se pueden observar en varios lugares, como Los Boliches, en Olmos, a unos 75 kilómetros de Chiclayo. Entre árboles y quebradas, decenas de rocas alojan grabados, figuras, símbolos y personajes.

Capital del departamento de Lambayeque, Chiclayo, además de ser un destino corporativo que acompaña la ebullición comercial que vive la cuarta ciudad más grande del país, es el centro del que nacen todas las rutas que recorren esos y otros atractivos. Las riquezas arqueológicas encontradas se exhiben en varios museos, como el de Brüning o el de Tumbas Reales del Señor de Sipán, museo este último que conserva los hallazgos que Walter Alva y su equipo desenterraron en 1987 en el complejo Huaca Rajada, ubicado a unos 35 kilómetros de la ciudad.

 

Alimentos para el cuerpo y el alma

El departamento también es reconocido por la calidad de su gastronomía. En la ciudad y en lugares como Lambayeque, ubicado a unos 15 kilómetros del centro urbano, se encuentran varios de los mejores restaurantes que hay en el norte del país. La riqueza gastronómica, en la que se combinan productos marinos y del desierto, se une también a la rica tradición cultural de chamanismo, quizá, una de la más reconocidas de Perú. A lo largo del valle de Lambayeque, en sitios como Salas, Ferreñafe o Mórrope, brujos y curanderos ofrecen sus ritos para aquellos que quieran acceder a nuevas formas de conocimiento y sincretismo religioso.

Estas tradiciones también llegan al desarrollo artesano. Monsefú, ubicado a 14 kilómetros de Chiclayo, destaca por los trabajos realizados en algodón y paja, como se pueden encontrar en su mercado. Después de viajar por el desierto y la costa, por museos y huacas, la ciudad, conocida como ‘La capital de la amistad’ por la amabilidad de su gente, cuenta con paseos, plazas y monumentos que se remontan, la mayoría de ellos, a fines del siglo XIX y principios del XX, como la Catedral o el Palacio Municipal.

INFORMACIÓN IMPORTANTE

 

Chiclayo es la cuarta ciudad más poblada del país, después de Lima, Arequipa y Trujillo. Fue fundada cerca de un importante sitio arqueológico prehistórico, las ruinas del norte de Wari, que constituyen los restos de una ciudad desde el 7 al 12 de siglo Imperio Wari.

 

Temperatura

Máximo: 28°
Media: 22°
Mínimo: 17°

CHICLAYO

Casa Andina Select Chiclayo ofrece a nuestros huéspedes una excelente ubicación, a solo minutos del centro de la ciudad y del aeropuerto.

Es un hotel moderno y funcional cuenta con 130 habitaciones 100% no fumadoras distribuidas en 7 pisos, además de gimnasio, Internet center, cajero automático, conexión WiFi, peluquería, restaurante, spa y gimnasio.

Disfruta de un riquísimo desayuno buffet o una sabrosa comida en nuestro Restaurante La Plaza, o si estás muy cansado después de visitar los museos en la ciudad, puedes solicitar los servicios en la habitación: Snack Service.